¿Como podemos liberar un iPhone de forma legal?

Imagen tras liberar un iPhone

Probablemente, muchos usuarios se hayan realizado esta pregunta, sobre todo, si estamos atados (o hemos estado) a los compromisos de permanencia de las diferentes compañías que lo proveen en nuestro país.

Antes de nada, aclarar que el proceso que aquí vamos a explicar no tiene nada de ilegal, ni usa ningún tipo de truco o software extraño. Simplemente es una guía con los pasos a seguir para que llegado el momento, sea nuestra propia operadora quien se encargue de realizar este trámite.

 

Lo primero y más importante. La compañía no nos liberará el terminal si acabamos de adquirirlo. La norma dice que tiene que pasar el periodo de permanencia al cual se encuentra asociado el mismo, el cual dependerá del contrato que hayamos firmado con el proveedor. Normalmente, este periodo varía entre los doce y veinticuatro meses.

En cualquier caso, los usuarios de Movistar están de enhorabuena en este caso, ya que esta compañía nos permite liberar un iPhone aunque no haya pasado toda la permanencia. Concretamente, piden que hayan transcurrido al menos doce meses para poder iniciar el trámite.

 

Ahora, para poder liberar un iPhone mediante el proveedor, el procedimiento es sencillo. Hay que contactar con el soporte a clientes de nuestro proveedor (el que nos proporcionó el iPhone en cuestión) y solicitar la liberación. Tras comprobar los datos del contrato, nos pedirán dos datos muy simples. Uno es el número de teléfono al cual está asociado el iPhone (normalmente, será nuestro teléfono), y el otro, el número de IMEI del terminal, el cual podemos encontrar en Ajustes -> General -> Acerca De -> IMEI.

Sobre esto, OJO! Aquellos usuarios que hayan sufrido una avería del terminal, y la solución haya sido el reemplazo del mismo, tendrán que dar el IMEI del teléfono ORIGINAL que le entregaron con la permanencia, no el del teléfono de sustitución. En este caso, el número se puede encontrar tanto en los papeles del nuevo contrato que se firmó por el terminal, como en la caja del mismo. Por este mismo motivo, es VITAL guardar esta información.

 

Una vez tenemos estos datos, se los proporcionamos al operador que nos esté atendiendo esta llamada. Sobra decir que si queremos asegurarnos que el procedimiento se pueda realizar, debemos tener dichos datos nosotros mismos. Confiar en que el proveedor los tiene es mucha confianza, y aunque posiblemente así sea, lo más probable es que tardemos menos en encontrarlos en una pila de papeles en nuestra casa, antes de dar con un operador al otro lado de la llamada que trate de hacernos el favor de buscarlo por nosotros.

 

El caso, es que en la llamada el operador deberá solicitar la liberación del terminal. Si nos indica que todo ha ido bien, es decir, que Apple ha aceptado la solicitud de liberación, estamos de enhorabuena. Estamos sólo un paso más cerca de conseguir liberar un iPhone, concretamente el nuestro. Ahora, lo único que hay que hacer, es extraer nuestra tarjeta del terminal e insertar una de otro operador (se la podemos pedir a un amigo, por ejemplo), y conectar el teléfono a iTunes. En el caso de tener un terminal con una versión antigua, el iTunes realizará todo el proceso, y nos aparecerá una pantalla como la mostrada arriba, en la que se indica que el terminal ha sido desbloqueado. En caso contrario, con las últimas versiones de iOS, al conectarlo al PC con iTunes tras haber insertado la tarjeta de otro operador, el teléfono volverá a su pantalla inicial (como si se hubiera reseteado totalmente) y nos indicará que el terminal debe ser activado. Nos pedirá una red WiFi, o en su defecto, conectarlo a iTunes, y tras este paso, nos indicará igualmente que el terminal ha sido desbloqueado.

 

El procedimiento es bastante rápido, y normalmente unos minutos después de haber hablado con nuestra operadora de telefonía el iPhone recibirá esta actualización. Tras esto, nuestro terminal aceptará la tarjeta de cualquier operador.